h1

Hermano Rio

November 27, 2005
Tú que sin parar sigues viniendo al destino de tus aguas, al navegar de tu corriente … no te quejas, pero se te ve cansado y triste. Lo adivino en tu rumor acompasado, en tus lagrimas de plata condensandose en los riscos de aquella hondonada.

Ya quisiera yo dejarme llevar sobre tu marcha y cruzar a lo desconocido, al no se donde, al misterioso vaivén de lo prohibido.

Eso si, no siempre te resignas a tu sino, eso de ir a morir al mar, callado, tranquilo, sin resistirse en lo más mínimo. Por que a veces enfureces y violentas tu propio cauce, desparramas tus aguas por laderas y rocas, por llanuras y montañas. Prefieres morir como paria, anónimo y deshecho entre tierras y raíces, que dejarte engullir por el mar, ese insaciable tirano, que lo apetece todo, que sueña delirante con extender sus fauces, que solo habla de la edad de oro del diluvio cuando el mundo era todo suyo, de que el fuego es su vasallo, y que todo le pertenecera otra vez de algún modo o de algun otro.

Hermano rio…Sueñas en silencio con ser lago, nacer en ti, terminar en ti, vivir el cauce de tu propio destino, tejer de azul tus suaves olas, cantar endechas de amor ilusionado al porvenir
de tus aguas libres.

A veces quisiera llegar adonde nace tu corriente, ese primer despertar de agua nívea, espejeante y cristalina. Pero no hablas, no dices de donde vienes, solo hacia donde vas…hacia donde te lleva tu corriente,

hacia donde te lleva el viento,
hacia donde el cauce de tus riveras cruzara los riscos,

penetrara los costados de los montes y se abalanzara hacia las rocas corazón de acero, a la ambigua tersura de la piel de las arenas, al sexo febril de las raíces húmedas, al serpentino relieve de estepas y vergeles, siempre en cascada, siempre a borbotones, siempre en circulos de espumas, cobijando de alegría y tibieza materna las anguillas y anfibios , a todos esos otros pececillos y criaturitas de mil y un colores vivos.

Hermano río, tu pena es pena hermana de la mía,
si pudiera te bebería de un trago,
para ser yo tu mar de amores, tu ultima poesía
y que seas tu mi gran final, mi muerte bendecida,
O talvez ese otro misterio prometido
de la inmortalidad del rio de la vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: