h1

La Dialéctica del Silencio en textos y poemas de Joanne Rodriguez.

December 8, 2005

( Un escritor desemboca en el silencio porque alcanza la frontera donde la escritura se resuelve en una pura imposibilidad; y aún: puede y debe escribir desde lo imposible, pero, como el aprendiz de brujo, sabe que será arrasado por esa misma escritura. El desenlace de un escritor verdadero será errar en el laberinto del silencio, en busca tal vez de un improbable Minotauro que lo absuelva de semejante condena. Felipe Vazquez -UNAM)

Casi todas las filosofías y religiones, pensadores y sabios han sido atraídos por el silencio. Los místicos lo ven como una llave maestra que les permite abrir los confines infinitos del desarrollo personal y espiritual, los cristianos sostienen que “en el mucho hablar no falta el pecado” y el refranero popular ha acuñado infinitas variaciones referentes a lo atinado de callarse o silenciarse: “En Boca callada no entran moscas.”
En realidad existe una verdadera dialéctica del silencio. Dialéctica que abarca muchísimas direcciones y atajos diferentes. Parte de esa dialéctica la hallamos entronizada en la escritura de la joven amiga nuestra: Joanne Rodriguez. Algo curioso porque ella es graduada en abogacía, sin embargo en el estilo confesionario de sus escritos y poemas hallamos una recurrencia al silencio…que a veces es premeditada, y en otras inconsciente, (sin querer queriendo, como diría el chavo) y esas vertientes se hallan enmarcadas, entre otras, en las siguientes multivocidades.
Veamos.
1…El silencio en la soledad: Estar y sentirse solo.
Para Joanne el “estar solo, no es lo mismo que sentirse solo”, y ella dice:
“Creo en la soledad, compañera incondicional; a veces no la sentimos pero esta ahi, a nuestro lado, aun cuando miles de personas nos rodean.”

El estar literalmente solo es carecer de compañía, pero sentirse solo es otra cosa, independientemente de que estemos rodeados de una muchedumbre. Podemos estar solos sin sentirnos solos, podemos sentirnos solos sin estar solos. Esa soledad es la indiferencia rampante que percibimos en el mundo físico y por las personas que se mueven alrededor de nuestro eje. O puede que mas que indiferencia sea una sensación de no pertenencia, de aislamiento por diferencia, aquello de que el otro me resulta extraño porque no se parece a mi, no siente como yo, ni ve las cosas como las veo yo.
Ahora bien… la soledad en el silencio, ”compañera incondicional”, según palabras de Joanne, puede hacerse soportable, pero siempre hay un dejo de tristeza y nostalgia en ese resignarse, en ese convertir en positivo lo negativo, en ese tratar de ignorar lo que es imposible de ignorarse.
2…El vacío del silencio…la incomprensible ausencia de lo querido.
La ausencia de lo que se ama es un silencio encadenado de vacíos, de postración, de un sufrir inquietante, un ver morirse ante nuestros propios ojos a todo lo que nace, lo que se quiere, lo que ha sido parte vital de nuestro sentir vivencial. “Todo aquello que vi nacer muere ante mis ojos…para al final no quedar más que mi silencio, el vacío”.

Un silencio que ha brotado del amor o el desamor, siempre es un silencio incomprensible, dice Joanne. “Qué será de ti? Qué serán de esos ojos tristes que me pertenecieron? Qué será de tu incomprensible silencio?

Nadie se resigna tranquilamente a la idea del vacío y el silencio de aquello que tanto se ha amado. Solo el tiempo puede hacer comprensible lo incomprensible, puede acomodar los vacíos del silencio y la soledad: remanentes seguros de ese amor ido a destiempo. “Ya el tiempo se encargará de las heridas, de cortar el pasto y sembrar nuevas rosas en el huerto.”

Puede que el quedarse uno solo sea por renunciación propia o por decisión personal del otro. En ambos casos se llena el corazón de dolorosos silencios. Si ha sido una renuncia propia duele porque hemos sido defraudados o engañados o desilusionados. Si ha sido decisión del otro duele también porque nos rechazaron, nos abandonaron, nos dejaron como pajarillos indefensos a la merced de los vaivenes del amor en un nido solitario. En todo ello esta esa sensación inconfortable de vacío, de perdida…que nada, ni nadie llena, de ese frío solitario que nada ni nadie disipa. “El frío desgarrador arrasa toda luz y la deja a merced de la penumbra. Vestida de tristeza ya no es más que un oscuro abismo. Emergen de ella soledades y el rumor de lo incierto quebranta este silencio”

3…El silencio que se nos impone.
Hay un silencio – mordaza. Cuando se nos prohíbe hablar:

Piden silenciar mi voz, abandonar el teclado y fundirme con la multitud enmudecida que deambula por callejones tristes”.

O cuando se nos aconseja el no hacerlo, o también cuando se nos advierte ya sea amablemente o de forma draconiana a que hablemos no lo que queremos hablar…sino que cubramos la verdad “con un manto de colores”. “Piden discreción, que cubra mi verdad con un manto de colores cuando ella sólo quiere ser libre, blanca, talvez negra, pero siempre sin matices o retazos de hilos ajenos.”

Para Joanne es contraproducente e insano el dejarse imponer el silencio. Hacerlo, dice ella seria como camuflar mi angustia con flores, suprimir la voz que desea correr sin penas ni vergüenzas.” Al final, el auto-silenciarse para complacer a otros es una coartada inaceptable. Y ella prefiere decirse a si misma y al mundo que ha de ser libre: “… Libre, con las tristezas y alegrías a flor de piel, desnuda y nívea, vestida sólo de mi verdad.”

4…El silencio que se busca, que se prefiere.
Es ese que adoptamos como opción benéfica en el cotidiano batallar de nuestros días. Es un silencio de supervivencia, de autoprotección, un silencio que proviene de lo sabio y lo juicioso.

“Creo en la soledad, compañera incondicional; a veces no la sentimos pero esta ahí, a nuestro lado, aun cuando miles de personas nos rodean…Creo en el poder del silencio, de los actos que no necesitan de las palabras…”

O talvez ese silencio que viene como un convencimiento de que en un momento determinado, en un instante glorioso sobran y están demás las palabras: “Creo en el silencio, en la intimidad de dos cuerpos que se conocen aún en la más profunda oscuridad.”

Preferir el silencio es también un acto de elección que combate el masoquismo, el autoengaño. el cinismo, el no querer negociar nuestras verdades mas queridas, el quererse bien y sanamente fuera de todo narcisismo, el buscar caminos auténticos para la felicidad dentro de uno mismo y no fuera, porque sabemos que allí no se hallaran, porque los espejismos asechan alevosos, porque el amarse puede dejar cicatrices que pueda que no sanen del todo. Por todo ello y mucho mas es preferible sentir y actuar con valentía, tal y como Joanne dice acertada y bellamente con estas palabras: “Prefiero la sinceridad del viento que me desnuda, la tibia soledad de mi lecho a una caricia y ternura compartida, una entrega a medias, con reservas.”
El que decidamos convertir a la soledad y al silencio en aliada es por supuesto una lucha agónica, brutal. Porque nada debilita tanto como el ir y venir a solas, sin esa dramática espada de dos filos que es el amor espejeando nuestras horas. Sin embargo, poco a poco las aguas regresan a su cauce y nuevos arcoiris pueden presagiar días mas claros. Mientras tanto es bueno decir convenciéndonos de ello: “No duele el tumulto y vacío de la cuidad, los semáforos que me detienen, los relojes insomnes o el llanto de mis pasos.
Prefiero carecer de todo, perderme en un laberinto, ahogarme en la soledad de estas calles. Prefiero la ausencia y el vacío a las migajas de un amor mutilado y perverso.”

Al final puede que el silencio de la soledad y el devenir del tiempo curen esas heridas que el mismo amor nos causa. Puede que, como Joanne… hallemos en la dialéctica del silencio el renacer de un yo templado y prospero, la seguridad y el conocimiento de que aunque con espinas, podemos convertir la rosa de la vida en olorosa esencia de luz, en rocío embriagante de esperanza.

Por ello, por todo lo que nos ofrecen y nos regalan tus poemas, Joanne, te digo: “Gracias, amiga. No has escrito en vano.”

(Joanne Rodriguez es dominicana, 27 años, graduada en derecho, reside en New York en donde trabaja y estudia, mantiene un blog personal (el mundo de joanne) en donde publica parte de sus vivencias y poemas)

10 comments

  1. Joel, amigo mío,

    qué notable son los versos y las ideas que impregna en ellos Joanne. Es una gran artista, y de un corazón inmenso, con una valentía admirable por abrirse a un mundo muchas veces indiferente y malvado.

    Tu reflexión sobre la soledad me ha sorprendido gratamente por su excelencia. Tanto ha sido, que has puesto en mí la inquietud de profundizar en ello con las herramientas que me ha brindado la ciencia y otras que espero adquirir pronto.

    Gracias Joel por tu análisis, gracias Joanne por tu arte…, a ambos, gracias por ser,

    cariños amigos.


  2. Joel, amigo mío,

    qué notable son los versos y las ideas que impregna en ellos Joanne. Es una gran artista, y de un corazón inmenso, con una valentía admirable por abrirse a un mundo muchas veces indiferente y malvado.

    Tu reflexión sobre la soledad me ha sorprendido gratamente por su excelencia. Tanto ha sido, que has puesto en mí la inquietud de profundizar en ello con las herramientas que me ha brindado la ciencia y otras que espero adquirir pronto.

    Gracias Joel por tu análisis, gracias Joanne por tu arte…, a ambos, gracias por ser,

    cariños amigos.


  3. Hola Osvaldo.
    Gracias por visitarme.
    Para fines de este blog inclui esto editado. Pero el silencio es a veces tan importante como la propia palabra y al detenerme a leer a Joanne observe que la palabra y el concepto del silencio estan presentes constantemente en lo que ella escribe. Asi que puse en orden algunas de sus ideas y las presento aqui.
    Ojala ella sepa el respeto, el cariño y admiracion con que se le lee.
    Abrazos
    Joel.


  4. Hola Osvaldo.
    Gracias por visitarme.
    Para fines de este blog inclui esto editado. Pero el silencio es a veces tan importante como la propia palabra y al detenerme a leer a Joanne observe que la palabra y el concepto del silencio estan presentes constantemente en lo que ella escribe. Asi que puse en orden algunas de sus ideas y las presento aqui.
    Ojala ella sepa el respeto, el cariño y admiracion con que se le lee.
    Abrazos
    Joel.


  5. Joel,

    No imaginas la emoción que me causó este post. Casi me haces llorar. Y es que no es muy común que la gente lea mis textos y decida escribir algo al respecto. Me halagan tus palabras…

    No me había dado cuenta de lo mucho que menciono o hablo del silencio al escribir. Sé que hago muchas referencias a la soledad ya que ha sido, sin duda, mi compañera fiel.

    Me encantó como clasificas las diferentes formas de soledad y como ésta se entremezcla con el silencio. Creo que ambas van de la mano y dificilmente pueda existir una sin la otra porque cuando nos sentimos solos, por más ruido que exista en nuestro alrededor, siempre hay un silencio y un vacío que llevamos dentro sin que nadie lo note.

    Me gusta cómo escribes, tu sensibilidad y capacidad de reflexión sobre cosas que otros dejan pasar por alto. Yo misma no me había dado cuenta de mi obstinación con el silencio.

    Gracias Joel por leerme, por tomar de tu tiempo para hacer este gesto. Detalles como éste son los que me motivan a seguir escribiendo y tratar de mejorar. No tengo palabras para expresarte mi gratitud y para describir la alegría que me has regalado hoy día.

    Abrazos,
    Joanne


  6. Joel,

    No imaginas la emoción que me causó este post. Casi me haces llorar. Y es que no es muy común que la gente lea mis textos y decida escribir algo al respecto. Me halagan tus palabras…

    No me había dado cuenta de lo mucho que menciono o hablo del silencio al escribir. Sé que hago muchas referencias a la soledad ya que ha sido, sin duda, mi compañera fiel.

    Me encantó como clasificas las diferentes formas de soledad y como ésta se entremezcla con el silencio. Creo que ambas van de la mano y dificilmente pueda existir una sin la otra porque cuando nos sentimos solos, por más ruido que exista en nuestro alrededor, siempre hay un silencio y un vacío que llevamos dentro sin que nadie lo note.

    Me gusta cómo escribes, tu sensibilidad y capacidad de reflexión sobre cosas que otros dejan pasar por alto. Yo misma no me había dado cuenta de mi obstinación con el silencio.

    Gracias Joel por leerme, por tomar de tu tiempo para hacer este gesto. Detalles como éste son los que me motivan a seguir escribiendo y tratar de mejorar. No tengo palabras para expresarte mi gratitud y para describir la alegría que me has regalado hoy día.

    Abrazos,
    Joanne


  7. Hola Osvaldo,

    Gracias por esas palabras tan lindos respecto a mi persona. Ambos me han hecho muy feliz hoy día.

    Abrazos,
    Joanne


  8. Hola Osvaldo,

    Gracias por esas palabras tan lindos respecto a mi persona. Ambos me han hecho muy feliz hoy día.

    Abrazos,
    Joanne


  9. Joanne…es un placer leerte y conocer de ti. Lo importante es que has comprobado que leemos con atencion lo que escribes y que ademas lo valoramos y no solo le damos una lectura por arribita.

    Ademas, eres el hilo que ha hecho crecer este agradable circulo de amigos que es tan valioso.

    Lo mereces!
    Un gran abrazo,
    Joel.

    ————–
    Rosa,
    Tu amiga ya no es solo tuya, nos pertenece a nosotros tambien un poquito!!!

    Es un placer compartir con Uds dos que aunque diferentes en forma y actitud, en el fondo un mismo corazon humano, sensible, franco, bondadoso, las hace semejantes.

    Gracias por estar aqui otra vez, Rosa, nuestro jardin no es lo mismo sin tus petalos de luz.


  10. Joanne…es un placer leerte y conocer de ti. Lo importante es que has comprobado que leemos con atencion lo que escribes y que ademas lo valoramos y no solo le damos una lectura por arribita.

    Ademas, eres el hilo que ha hecho crecer este agradable circulo de amigos que es tan valioso.

    Lo mereces!
    Un gran abrazo,
    Joel.

    ————–
    Rosa,
    Tu amiga ya no es solo tuya, nos pertenece a nosotros tambien un poquito!!!

    Es un placer compartir con Uds dos que aunque diferentes en forma y actitud, en el fondo un mismo corazon humano, sensible, franco, bondadoso, las hace semejantes.

    Gracias por estar aqui otra vez, Rosa, nuestro jardin no es lo mismo sin tus petalos de luz.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: