h1

Mito y ficciones de la espera en el amor.

January 25, 2006

A mi hermano Osvaldo en Chile, quien, como yo, también ama a lo lejos, y sueña con un mañana sin separaciones ni distancia.

La historia del mito de Penelope revela una triste cara del amor: la ausencia del ser amado. Penélope la mujer de aquel famoso general que parte hacia sus guerras y sus conquistas y queda sola. Mujer sacrificada en el acto de entregarse a 20 años de espera por su amor, mientras rechaza pretensiones de amantes, y se aferra al recuerdo de aquel quien lo es todo para ella.

La novela De Juan Rulfo, Pedro Páramo, ratifica el mito desde la perspectiva masculina, desde una realidad diferente, la fidelidad al amor que no es, ni lo será nunca jamás. Un amor absurdo, una espera sin principio ni fin.

En Penélope los sueños de volver a encontrarse con su amante se diluyen cuando desea volver a tener lo que ella cree que debe regresar tal como cuando se marchaba. La visión del amor queda prefijada, y no hay posibilidad de amar lo que no encaja con aquella ilusión.

En Pedro Páramo aquel hombre padece desde niño un sentimiento de idolatría amorosa hacia Susana San Juan, lo cual lo acompaño hasta su muerte. Vivió por y para Susana aquella que “nunca se fue, porque nunca estuvo”. Pero el la esperaba, y cuando el la cree ver llegar su imagen se desmoronaba y la propia suya también. Penélope, en cambio se encuentra de nuevo con su amado, pero ella ya no amaba la realidad, sino la imaginación que ella misma se había forjado de la realidad..

En ambas historias la fidelidad es el hilo unitario y también lo es la espera convertida en fatalidad e ilusión extrema, amor que se ha tejido en un sentimiento diferente afectado por la obsesión afiebrada, por la nostalgia y la soledad.

Si el esperar desespera, en el amor, esperar es como morirse en pena. Al que ama esperar le duele y le cuesta, porque poseso de esa llama de fuego viva, quiere el hoy, el ya glorioso, la posesión inmediata y no el desconsuelo de esperar por un mañana que no se sabe si vendrá.


Mi amiga del Blog “Con Alas de Mariposa”, me dice:

-“A veces esperar es una forma de amar
Y le digo: “Esperar a alguien que se ama y que uno esta convencido de que nos quiere y que solo esta separado de nosotros por la distancia, es otra forma de querer o amar. Pero…Esperar por alguien que percibimos inseguro de lo que siente o quiere es doloroso, y más que amor, es un suplicio. Es apostar por lo absurdo, por el dolor, por la tragedia, no por el amor”.
Me imagino que ella me respondera:
“Amigo mio, en el amor, lo imposible puede a veces ser hecho posible, te acuerdas de Florentino Ariza en “El amor en los tiempos del Colera?”.

8 comments

  1. hermano mío, añorando por ese día, que tan lejos no sé, espero que nunca sea demasiado. La distancia es extraña y compleja, aunque en ella te conocí, al igual que a Joanne y a Ro. Extraños son estos tiempos donde puedes cultivar amistades y sentimientos a pesar de no poder ver y tocar, sigo aprendiendo y estoy convencido que la espera no puede ser sólo eso, sólo esperar sin hacer nada.

    Pienso que de alguna forma los sueños hay que buscarlos y mantenerlos activamente, creo que las cosas no se dan por suerte, sino que la mayor parte depende de uno.

    Aún siento y creo que es sólo distancia lo que nos separa, que sólo estará por un tiempo interponiendosé en nuestro camino, entonces, seguiré aquí con mi amor y mis sueños, sé que no penden de un hilo,

    un gran abrazo, y gracias por este gesto tan tuyo, me honras y emocionas,

    Osvaldo


  2. hermano mío, añorando por ese día, que tan lejos no sé, espero que nunca sea demasiado. La distancia es extraña y compleja, aunque en ella te conocí, al igual que a Joanne y a Ro. Extraños son estos tiempos donde puedes cultivar amistades y sentimientos a pesar de no poder ver y tocar, sigo aprendiendo y estoy convencido que la espera no puede ser sólo eso, sólo esperar sin hacer nada.

    Pienso que de alguna forma los sueños hay que buscarlos y mantenerlos activamente, creo que las cosas no se dan por suerte, sino que la mayor parte depende de uno.

    Aún siento y creo que es sólo distancia lo que nos separa, que sólo estará por un tiempo interponiendosé en nuestro camino, entonces, seguiré aquí con mi amor y mis sueños, sé que no penden de un hilo,

    un gran abrazo, y gracias por este gesto tan tuyo, me honras y emocionas,

    Osvaldo


  3. Si, Osavaldo. Concuerdo con lo que dices.

    Mientras mas grande es el amor, crece aun mas en el infortunio y la separacion.

    Estoy convencido que en el amor , siempre se halla el camino indicado para la realizacion y la inmortalidad.


  4. Si, Osavaldo. Concuerdo con lo que dices.

    Mientras mas grande es el amor, crece aun mas en el infortunio y la separacion.

    Estoy convencido que en el amor , siempre se halla el camino indicado para la realizacion y la inmortalidad.


  5. Rosa…creo que el amor crea caminos propios para su relizacion.

    Cuando el sentimiento que une a dos seres cojea de un lado o no es balanceado, se transita por atajos que han de conducir a un final sin salida.

    Lo que espera es una posible separacion o una vida compartida entre la incomprension y el desengaño, un laberinto insoluble.

    Que alegria saber de nuevo de ti!.


  6. Rosa…creo que el amor crea caminos propios para su relizacion.

    Cuando el sentimiento que une a dos seres cojea de un lado o no es balanceado, se transita por atajos que han de conducir a un final sin salida.

    Lo que espera es una posible separacion o una vida compartida entre la incomprension y el desengaño, un laberinto insoluble.

    Que alegria saber de nuevo de ti!.


  7. No tenés idea de lo que me ha llegado este post…
    Cuando se ama siendo correspondido, esperar duele demasiado. Cuando se ama sin saber si se es amado, más que un suplicio, es una agonía larga y sin sentido. Pero qué se puede hacer cuando se entrega el corazón? Sólo esperar que encuentre el camino de vuelta y que no regrese muy maltratado como para volverlo a entregar.
    PS: El caso Ariza-Daza es una gran excepción a la norma de la espera que parece vana y, a mi parecer, sólo sería posible en posesión de un amor tan descomunal y perseverante como el del mentado Florentino.


  8. No tenés idea de lo que me ha llegado este post…
    Cuando se ama siendo correspondido, esperar duele demasiado. Cuando se ama sin saber si se es amado, más que un suplicio, es una agonía larga y sin sentido. Pero qué se puede hacer cuando se entrega el corazón? Sólo esperar que encuentre el camino de vuelta y que no regrese muy maltratado como para volverlo a entregar.
    PS: El caso Ariza-Daza es una gran excepción a la norma de la espera que parece vana y, a mi parecer, sólo sería posible en posesión de un amor tan descomunal y perseverante como el del mentado Florentino.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: