h1

Balanceando los claroscuros

March 4, 2006

“…las opciones de progreso se veían frustradas. Entusiasmos contra tibiezas. Desafíos contra quietud. Esperanzas contra inercia..Necesario era… inventar algo. Se le ocurrió una distanciaBlog de UN SOL

El maniqueísmo nos empuja a la tiranía de los absolutos, a los extremos del bien o del mal. Contrario al punto medio que auspiciaba Aristóteles como panacea. Así como el día contiene su parte luminosa, ofrece a su vez en su parte diurna el portento de las sombras. La vida es una cadena sucesiva de claroscuros. Espacios de claridad y lucidez, dan paso a la incongruencia de las sombras, a la alienación de la cordura.

A veces, la rutina, la inercia traen consigo falencias insufribles, sombras demasiado densas para soportarse. A veces el sentimiento que nos ata a alguien, es el mismo que nos desune y la proximidad fisica con el ser amado no es indicio de comunion emocional y espiritual . Y hay que buscar otros derroteros, respirar otro aire menos asfixiante y pesado. Es decir, hay que irse, para: “Balancear los claroscuros.”, para reencontrar el sentido de ser y de vivir. O puede que la trama pueda ser resuelta sin ir mas lejos que mirandonos en el opaco espejo de nosotros mismos, o enfrentandola ‘a pecho limpio’, so pena de salir mal parado en el intento.

El resultado de todo ello puede ser sorprendente, puede que se cambie toda la película. Que uno se transforme en miope, realmente imposibilitado de volver a ver la diferencia entre el pasado brumoso y el que a ratos fue luminoso. Puede que la aguas retornen mansas a su cauce o que continuen haciendo estragos en picada y en desborde, arruinando a su paso las mejores flores que hemos plantado con cariño a lo largo de toda nuestra historia.

“El tiempo terminó, volvió a su lugar, pero la lejanía era imborrable“…al “volver con la frente marchita” o al retomar el curso de lo que eramos, puede que ya seamos otros, incapaces de entender los fantasmas de un pasado que nunca quizás pueda ya rescatarse. Presos ya de las sombras, sin atisbar ni un mechon de luz en lontananza, ha llegado la hora definitva de invertarnos un nuevo futuro, de poner el amor en alas de otro querube que pueda balancear mejor el prisma de nuestro claroscuro.

2 comments

  1. Gracias de nuevo.

    Los vértigo son lo que dan la emoción, no?


  2. Gracias de nuevo.

    Los vértigo son lo que dan la emoción, no?



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: