h1

Manifesto para NovoPoetas.

July 14, 2006


En cierta ocasión, adolescentes todavía, iniciamos una especie de movimiento literario clandestino “en un lugar de un gran país”. Y mi amigo Joel se apareció con este intento de Arte Poética o Manifesto. Él ya ni se acuerda, y le causará gracia leerlo otra vez. Esto es una especie de ironía corrosiva, una burla solapada hacia los novopoetas, los dadaístas y seguidores del beat.
“Se puede escribir un poema que duela, que hieda, que estorbe, que moleste, que canse, que no sirva para nada. Se puede hablar de que la luna es un papelazo, y sus anillos la inspiración de los energúmenos.
Se pueden escibir versos desalinisados, desacarizados. Versos duros de roer, para gente también dura de roer.. Se puede buscar otro sonido, otro vocablo más aspero, más crudo, alargado y chillón, circular o chingón, como diría Octavio Paz, mientras inspeccionaba su laberinto y yo no sé que más tanto.
Se puede inventar otro poema, uno más original y viable, el antipoema, el verbopoema, el adefesiopoema, el putrefactopoema, el mariconpoema, el sifilispoema, el cirrosispoema, el acidodesoxirribonucleicopoema.

Puede hacerse de las palabras tales como moco, saliva, grajo, intestinos, ubres, diarrea, vómito, un vocabulario que sugiera arte y belleza…vocablos para definir la realidad de manera sofisticada, porque al fin y al cabo el chiste consiste en no copiar la imaginación perturbada o masturbada de esa realidad.

En poesía todo está inventado, desde lo etéreo a lo directo, de lo horrendo a lo sublimado, de lo necio a lo torpe, de lo funesto al sortilegio descorazonador. Se pueden prohibir palabras como alma, corazón, vida, destino, amor, fe esperanza y tantas otras. El chiste es torcerle la cabeza a la tortuga para que no vuelva a meterse a su caparazón. Otros vendrán que encontrarán como basura desechable que ni siquiera sirve para ser reciclada a los que hoy se creen hacedores del olimpo.
Y es la misma rueda…que vuelve a su punto de inicio, al origen que la determina: el sube y baja, el baja y sube.
Se puede escribir un poema descomplicado, cabrón, egotista. Un poema para ser tragado como medicina. Pero la vanidad mete el pico dondequiera. La pretención surge hasta en quienes pretenden ser no-pretenciosos.
Cada loco con su musa. Cada musa con su loco. Cada poema muere en mano de su propio verdugo, cada poema se contagia de la misma rabia.
Si el silencio tuviera nombre y color , tal vez otro gallo cantara. Si la soledad fuera aquello que imaginaba el viejo Octavio Paz, nos nacerían cientos de poemitas super cargaditos (o cagaditos) de futuro.”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: